Si creías saber cuáles son los robots más avanzados estabas muy equivocado

Si creías saber cuáles son los robots más avanzados estabas muy equivocado

Desde luego lo que es capaz de hacer el robot Moley nos dejará a más de uno alucinados.

La cocina que habitualmente practicamos tiende a desaparecer, aunque es cierto que podíamos entreverlo. La incorporación de los robots para cocinar como la conocida Cecotec es alguno de los modelos más conocidos.

Sin embargo imagina poder disponer en tu vivienda en todo instante de tu cocinero personal. Así es, siempre. A la hora que desees y encima va a cocinar como tú le afirmes y de regalo te va a limpiar la vitrocerámica dejándotela reluciente. De esta manera ha sido diseñado, Moley va a hacer eso y mucho más por nosotros.

La startup Moley Robotics ha creado una innovadora cocina robótica del planeta. Es un sistema robótico compuesto por 2 brazos humanoides de forma perfecta articulados y sensores táctiles que se programan por medio de un software muy completo. Moley es la extensión de un equipo de electrodomésticos inteligentes a los que se encuentra conectado, como es el caso la encimera, además de una pantalla táctil interactiva.

A fin de que el robot sepa desenvolverse en la cocina, ha sido diseñado imitando los movimientos del cocinero profesional Tim Anderson. Moley incorpora un catálogo de recetas que puede realizar en cualquier momento, y si te interesa las que desees vía online.

El comienzo y desarrollo de Moley tuvo sus comienzos en el mes de enero de 2014, cuando Mark Oleynik se propuso poner el proyecto en funcionamiento en cooperación con Shadow Robotics, Yachtline, Dysegno, Sebastian Conran y Mark Cutkosky, profesor de Stanford.

El resultado de un año de duro esfuerzo fue expuesto en dos mil quince en diversas exposiciones de automatización del mundo, como puede ser el que se desarrolló en Hanover Messe o bien el CES de Shanghai, en donde ganó el premio al proyecto más avanzado. Ese reconocimiento sirvió como trampolín para impulsar el proyecto y ultimar su salida a la venta.

Se espera que podamos comprarlo en dos mil veinte. Del mismo modo que sucede con cualquier producto tecnológico innovador, el precio inicial será ciertamente prohibitivo hasta que se logren rebajar los precios. En un principio el producto atenderá las necesidades de centros de formación y de la industria alimenticia.