Volkswagen da un paso más en los vehículos eléctricos

Volkswagen da un paso más en los vehículos eléctricos

Volkswagen está queriendo solventar el grave problema que existe con los lugares de recarga de los coches eléctricos. La solución que han presentado es la realización y comercialización de un nuevo robot que circule los parking y lugares de recarga de manera robotizada, con el objetivo de que mejore el espacio, el tiempo recarga y los recursos disponibles.

Hablamos de un androide que se traslada de forma plenamente independiente mediante las cámaras, sensores ultrasónicos y escáneres laser que tiene incorporados. Estos sistemas combinados dejan que realice el trabajo de recarga de baterías, a más de portarse como un robot colaborativo en su desplazamiento en la zona del parking y que consiga ver y esquivar los posibles obstáculos con los que se tope.

La dimensión del aparcamiento derivará en gran medida de las baterías de repuesto que demande el robot colaborativo. Un autómata puede cargar las baterías en diversos vehículos gracias a las unidades de almacenamiento de energía, también denominadas “vagones de batería”. El procedimiento consiste en trasladar la batería de recarga al automóvil que lo ha solicitado y cambiarla por otra si fuera necesario. Este trabajo lo hará por medio de un brazo robótico articulado que tiene incluido.

El jefe de este proyecto, Mark Möller, dice que, en un futuro inmediato, este tipo de autómatas serán cruciales por sus posibilidades en diversas instalaciones de aparcamientos, ya sean de varias plantas o subterráneos.

En la actualidad, el fabricante tiene un prototipo de este robot y de varios vagones de batería. Cada cobot se encuentra equipado con baterías de 25 kWh, que consiguen cargar cualquier coche con una salida de 50 kW.

Es necesario la ayuda humana para que este robot pueda cargar un vehículo. Con abrir la aplicación móvil ya estaría ya que el robot cuenta con un programa de dirección independiente, se juntará al vehículo y se enchufará sin ninguna ayuda.